DERECHO A LOS RESTOS DE NUESTROS HIJOS, A DESPEDIRSE E INCINERAR.

Los padres y madres tenemos el derecho a los restos de nuestros hijos, y a decidir su enterramiento o incineración fundamentado en los derechos constitucionales fundamentales a la libertad ideológica religiosa y de culto (art.16.1 CE) a la igualdad (art.14 CE) y a la intimidad familiar (art. 18.1 CE). Y Artículo 8 del Convenio europeo para la protección de los derechos humanos y de las libertades fundamentales, al integrar el reconocimiento del derecho a disponer de los restos humanos para su enterramiento como contenido del derecho al respeto de la vida privada y familiar (art. 8 CEDH).

También el art. 6 del Decreto 2263/1974, de 20 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de policía sanitaria mortuoria, dispone, sin perjuicio de lo establecido por la legislación especial vigente sobre obtención de piezas anatómicas para trasplante y utilización de cadáveres para fines científicos y de enseñanza, que el destino final de todo cadáver será uno de los tres siguientes: enterramiento en lugar autorizado, incineración o inmersión en alta mar. Esta disposición resulta aplicable a «los restos humanos de entidad suficiente procedentes de abortos, mutilaciones y operaciones quirúrgicas, sin otro requisito, en el orden sanitario, que el certificado facultativo en que se acredite la causa y procedencia de tales restos»

Resulta de utilidad para profundizar en el asunto la sentencia Sala Primera. Sentencia 11/2016, de 1 de febrero de 2016. Recurso de amparo 533-2014. Promovido por doña Nerea Mendicute San Miguel en relación con los Autos de la Audiencia Provincial de Guipúzcoa y de un Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Eibar que denegaron la licencia de incineración de los restos resultantes del aborto padecido por la demandante. Vulneración del derecho a la intimidad personal y familiar.

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close